Ciencia Perú , Perú, Miércoles, 15 de junio de 2011 a las 11:13

La anemia en personas mayores puede causar lesiones al corazón y producir insuficiencia cardiaca

Así lo advierte el nutricionista del Instituto Nacional de Salud (INS) José Sánchez

MINSA/DICYT La presencia de anemia en los adultos mayores es un indicativo de la aparición de una enfermedad o la falta de hierro, que en algunos casos ocasiona ataques de arritmia que con el transcurrir del tiempo pueden causar lesiones al corazón y hasta producir insuficiencia cardíaca. Así lo advirtió el nutricionista del Instituto Nacional de Salud (INS), José Sánchez, quien manifestó que dicha dolencia también podría originar lesiones en otros órganos del cuerpo, debido a que la sangre no puede llevar el oxígeno suficiente.

 

En ese sentido, dijo que es vital detectar a tiempo este problema, sin embargo aclaró que no se puede concluir que la edad por sí sola es causa de anemia en el anciano, por ello nunca debe considerarse al envejecimiento como el principal factor.

 

Sobre este punto explicó que los niveles de hemoglobina disminuyen en el hombre a partir de los 70 años; mientras que en la mujer en cambio, los valores se incrementan a partir de la menopausia, al desaparecer las pérdidas menstruales, igualándose en ambos sexos a partir de los 70 años. “La edad no debe ser un factor, por sí solo, con el cual diagnosticar la anemia en adultos mayores”, detalló.

 

El nutricionista aseguró que es necesario descartar en los ancianos esta enfermedad mediante una prueba de sangre y si los resultados de esta indican cifras de hemoglobina inferiores a 13gr/dl en varones y 12gr/dl en mujeres, se puede asegurar que se presenta una situación de anemia.

 

Síntomas

 

Sánchez indicó que los principales síntomas de la anemia son el cansancio, irritabilidad, somnolencia, depresión, a lo que se suma la pérdida de memoria y apetito, náuseas, poca resistencia al frío, entre otros.

Alertó que entre los principales tipos de anemia se encuentran las ocasionadas por aporte insuficiente de hierro, por escasa absorción de hierro, posthemorrágicas, por enfermedades crónicas y fármacos, así como las perniciosas, refractarias, entre otros.

 

Procedimiento

 

El tratamiento de la anemia en el anciano es similar al que se realiza a los de otras edades, aunque es necesario llevar una dieta equilibrada y orientada a corregir cualquier deficiencia alimentaria. Las vitaminas pueden garantizar el buen estado de la mucosa del tracto digestivo (estómago e intestino) y evitar así la mala absorción y la consiguiente menor capacidad de la médula ósea para producir glóbulos rojos. En la mayoría de casos se recomienda evitar el empleo de laxantes, a no ser que sean estrictamente necesarios.

 

En la anemia por carencia de hierro puede ser más práctico administrar el hierro por vía endovenosa que por boca o por vía intramuscular, vías éstas no siempre eficaces por la inconstancia de la absorción y por la dificultad del anciano para autogestionar su terapia.