Ciencia México , México, Miércoles, 04 de febrero de 2015 a las 16:01
4 DE FEBRERO, DÍA MUNDIAL CONTRA EL CÁNCER

México registra 130.000 nuevos casos y 90.000 fallecidos al año por cáncer

Lograr un diagnóstico temprano es uno de los principales retos, dijo Alejandro Mohar Betancourt, investigador del IIBm de la UNAM y del INCan

UNAM/DICYT Cada año, el cáncer genera en México 130.000 nuevos casos y 90.000 fallecidos, por lo que es un grave problema de salud pública, informó Alejandro Mohar Betancourt, académico de los institutos de Investigaciones Biomédicas (IIBm) de la UNAM y Nacional de Cancerología (INCan).

 

“Anualmente hay más pacientes que reciben diagnóstico de este padecimiento y la mortalidad es mayor. Las últimas estimaciones del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer señalan que el número de casos en 2008 fue de alrededor de 12 millones en el mundo, con cerca de nueve millones de decesos”, señaló el médico patólogo y epidemiólogo, integrante de la Junta de Gobierno de esta casa de estudios.

 

De acuerdo con ese organismo, más de 25 millones de personas en el planeta son casos prevalentes y reciben atención por ese padecimiento.

 

En tanto, en su más reciente Informe Mundial del Cáncer, la Organización Mundial de la Salud (OMS) destacó que en 2012 se registraron dos millones de casos nuevos en el orbe y estimó que esa cifra aumentará a 22 millones anuales en los próximos 20 años.

 

“Es una enfermedad crónica, cada paciente que recibe diagnóstico se queda en vigilancia de por vida. De ahí la importancia de conocer mejor las causas, qué tipos de cáncer hay, cómo se puede prevenir y detectar y cómo debe de tratarse óptimamente”, señaló Mohar a propósito del Día Mundial contra el Cáncer, que se conmemora este 4 de febrero.

 

El cáncer es un padecimiento genérico, del que hay más de 200 tipos y que tiene como principal factor de riesgo el envejecimiento. “Todos quieren vivir más y esa afección pertenece al grupo de enfermedades crónico-degenerativas, consecuencia de una mayor esperanza de vida”, abundó el médico, quien dirigió el INCan durante una década (2003-2013).

 

En un grupo de pacientes ya pasó a ser una enfermedad crónica, con la que se puede vivir muchos años, como con diabetes o hipertensión, pero hay otro que no logra un control y son los enfermos terminales, dijo.

 

Mohar destacó que hay cinco tumores que son los más frecuentes y varían en hombres y mujeres. “En ellas son los de mama, cérvico-uterino, de ovario, de endometrio y de tubo digestivo; mientras en los varones los más frecuentes son de pulmón, de próstata, testicular, de tubo digestivo y Linfoma no Hodgkin”.

 

Diagnóstico tardío y riesgos

 

Una problemática central es el diagnóstico tardío en México y en muchos países de ingresos intermedios o bajos. “Es una urgencia de salud pública, pues si bien vamos a tener muchos pacientes con cáncer, se debe hacer un enorme esfuerzo por tener una atención temprana”, insistió.

 

Asimismo, Mohar reconoció que en la mayoría de los casos en el país ese factor incide directamente en la expectativa y calidad de vida. “Lo más importante para atenderlo es detectarlo de manera temprana. De hecho, lo ideal sería prevenirlo”, subrayó.

 

La recomendación más importante es no fumar, pues es una de las principales causas. “Hay 13 tumores asociados al tabaquismo y 30 por ciento de las muertes se relacionan con el consumo crónico de tabaco”.

Otras causales son las infecciones, como la derivada del Virus del Papiloma Humano (VPH), que genera cáncer cérvico-uterino, y para el cual ya existe una vacuna que controla ese microorganismo en etapa temprana.

 

Además, la hepatitis B, que puede provocar cáncer hepático, mientras la gastritis crónica, causada por la bacteria Helicobacter pylori, es factor de riesgo para el gástrico.

 

“Factores más generales son la dieta, la falta de ejercicio, la obesidad, diabetes y exposición hormonal, que podemos modificar, mientras que entre los aspectos no modificables está la carga hereditaria, que afecta en un porcentaje del cinco por ciento, así que hay mucho más por hacer desde la salud pública para la prevención, educación e información”, subrayó.

 

Investigación

 

Entre las líneas de investigación que Mohar desarrolla en la unidad periférica del IIBm en el INCan destaca el estudio de algunas variantes del VPH y el papel de la vacuna en el desarrollo del tumor causante de cáncer cérvico-uterino.

 

También participa en un estudio clínico-epidemiológico que indaga el cáncer de mama en mujeres menores de 40 años, en un grupo de 150 pacientes del INCan, que busca conocer su perfil clínico, genético, histológico, de resistencia al tratamiento, fertilidad, sexualidad y respuesta psicosocial.

“Les hacemos cuestionarios, mediciones del perfil del tumor, condiciones genéticas de riesgo, perfil familiar, y con eso construimos un rompecabezas que trata de explicar por qué una joven desarrolla un tumor agresivo y difícil de atacar”.

 

El universitario también labora en la creación de un Registro Poblacional de Cáncer, para evaluar el impacto de las campañas de tratamiento y detección temprana en la población mexicana, algo que aún no existe en el país.