Ciencia Uruguay , Uruguay, Miércoles, 14 de marzo de 2018 a las 10:14

Revelan los patrones de dispersión de especies frutales americanas desde hace 12.000 años

El estudio permite distinguir los patrones de distribución de las especies de plantas diseminadas por la megafauna herbívora ya extinguida y los humanos

CSIC/DICYT Un estudio internacional con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España contribuye a entender los patrones de domesticación y dispersión de las especies frutales en el continente americano y distinguir qué papel han tenido la megafauna hervíbora ya extinguida (perezosos gigantes, armadillos gigantes y mastodontes, entre otros) y los seres humanos.

 

El trabajo, que se publica en la revista PNAS, analiza una base de datos con información de la distribución de 130 especies frutales como el cacao, el anacardo, el chicozapote (árbol del chicle), la piña o especies cercanas al chirimoyo.

 

Hace unos 12.000 años se extinguió en América la megafauna, principalmente por la colonización por parte del ser humano del continente. Estos animales dispersaban de manera natural muchas de las especies frutales del continente. Con su extinción se corría el riesgo de que muchas de ellas desapareciesen pero este trabajo revela que el uso de muchas de estas especies vegetales por parte de los seres humanos ha podido revertir la extinción.

 

“A través de distintos análisis estadísticos hemos estudiado la distribución de distintas especies frutales en función de si han sido utilizadas o no por los seres humanos desde que se extinguió la megafauna”, señala el investigador del CSIC Iñaki Hormaza, que trabaja en el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea La Mayora.

 

El estudio demuestra que las culturas americanas utilizaron gran diversidad de frutales, de hecho, aproximadamente tres cuartas partes de las especies dispersadas por la megafauna fueron utilizadas por los habitantes americanos en tiempos precolombinos.

 

Sin embargo, en los últimos años se está produciendo un incremento del cultivo de determinadas especies con fines comerciales, lo que puede llevar a la pérdida de una diversidad generada durante miles de años. “Y este hecho se ve agravado por las predicciones de cambio climático para la región. Por eso, hay que tomar medidas urgentes tanto para conservar los recursos genéticos existentes en especies infrautilizadas como para recuperar como alimento y otros usos especies que se utilizaban en la antigüedad y que prácticamente son desconocidas para gran parte de la sociedad en la actualidad”, concluye Hormaza.

 

En el estudio han participado, además del CSIC, Biodiversity International (Costa Rica), World Vegetable Center (Taiwan), la Universidad de Oxford (Reino Unido), la Universidad del Estado de Arizona (Estados Unidos), el Ministerio de Medio Ambiente de Brasil y la Universidad de Sidney (Australia).

 

Referencia bibliográfica
Maarten van Zonneveld, Nerea Larranaga, Benjamin Blonder, Lidio Coradin, Jose I. Hormaza y Danny
Hunter. Human diets drive range expansion of megafauna-dispersed fruit species. PNAS. DOI:
10.1073/pnas.1718045115