Ciencia Bolivia , Bolivia, Jueves, 04 de diciembre de 2014 a las 16:36

Investigan si las uvas cultivadas a mayor altitud presentan más antioxidantes y compuestos fenólicos

Las universidades Autónoma Juan Misael y Mayor de San Andrés (Bolivia) han determinado que también influye la latitud, es decir, las horas de exposición al Sol

Cristina G. Pedraz/DICYT Científicos de la Universidad Autónoma Juan Misael y de la Universidad Mayor de San Andrés (Bolivia) han medido la radiación solar que reciben las uvas cultivadas en los valles altos del país y han analizado si presentan un mayor contenido en antioxidantes y compuestos fenólicos en comparación con los viñedos situados a nivel del mar.

 

Mauricio Peñarrieta, investigador de la Universidad Mayor de San Andrés y uno de los autores del trabajo, recuerda a DiCYT que Bolivia es un país con una gran biodiversidad (se encuentra entre los 10 países más diversos del mundo) y presenta ecosistemas a diferente altitud sobre el nivel del mar, en un rango entre 50 y 6.549 metros.

 

“La hipótesis es que a mayor altura sobre el nivel del mar los cultivos reciben mayor cantidad de radiación solar y ésta genera mecanismos de defensa en las plantas (compuestos antioxidantes) para protegerse de este estrés. En el sur de Bolivia, en la región de Tarija y en los valles de La Paz (al noroeste del país) se producen uvas que podrían considerarse los cultivos más altos del mundo. Con todos estos antecedentes, pensamos que sería interesante estudiar el contenido de antioxidantes y en particular la presencia de resveratrol (un compuesto antimicrobiano considerado beneficioso para la salud) en estos viñedos”, asegura.

 

Para ello, los investigadores recolectaron uvas a diferente altitud y realizaron análisis del contenido total de compuestos antioxidantes, de compuestos fenólicos (aplicando la espectrofotometría) y de resveratrol (por HPLC, siglas en inglés de Cromatografía Líquida de Alta Eficacia). “Conocemos, a través de la bibliografía, que el resveratrol es un compuesto que aumenta su concentración a mayor exposición a radiación ultravioleta en alimentos”, agrega Peñarrieta.


Los resultados del trabajo, publicados en la revista International Journal of Fruit Science, apuntan que el contenido de antioxidantes en uvas no sólo se ve afectado por la altitud sino que también influye la latitud, es decir, las horas de exposición al Sol. Según el investigador, los valles del noroeste de Bolivia, los más altos (allí se colectaron uvas de la variedad Cabernet Sauvigñon a 3.000 metros de altitud), “no reportan valores altos de antioxidantes y resveratrol debido a que su exposición a horas de Sol es limitada en comparación con los valles de Tarija, al sur de Bolivia”. En estos valles del sur, donde se obtuvieron muestras de uva cultivadas a 1.700 - 2.000 metros de altitud con un tiempo de exposición solar mayor, se registraron “valores altos particularmente resveratrol y en la variedad Shiraz debido a la latitud de Tarija”, concluye.

 

Próximos pasos

 

El grupo de investigación de Mauricio Peñarrieta trabaja desde hace más de 10 años en el contenido de compuestos antioxidantes en alimentos que crecen en altura en el marco de un Programa de Cooperación entre Suecia y Bolivia. En los últimos años, los vinos bolivianos están siendo más apreciados en los mercados locales y regionales y los investigadores consideran necesario desarrollar estudios para mejorar su calidad. Por ello, han iniciado un nuevo programa de Doctorado en agregación de taninos en vinos de altura en conjunto con la Universidad de Lund (Suecia).

 

Asimismo, la Universidad de Tarija ha logrado nuevos fondos y continuará trabajando en la determinación de resveratrol en vinos y en el análisis temporal de antioxidantes en uvas durante los próximos tres años.

 

 

 

Referencia bibliográfica:
Taquichiri, M., Ayarde, R., Gutierrez, P., Bustos, A. S., Paredes, C., Callisaya, J. C., ... y Peñarrieta, J. M. (2014). “High Levels of Resveratrol in Grapes Cultivated at High Altitude Valleys in Bolivia”. International Journal of Fruit Science, 1-16.
DOI: 10.1080/15538362.2013.819748